viernes, 17 de junio de 2011

LOS ANGELES - El Principio del Fin

Nos despertamos en LA, desayunamos en el Comfort Inn. Todos los días tuve la intención de probar los panqueques, pero jamas lo concrete. Motivos ? Mucha cola, poco tiempo y no hay dulce de leche. Para qué carajo preparar un panqueque si no hay dulce de leche ?? Los americanos son gente muy rara.....


El hotel no tenía estacionamiento propio, al lado del hotel hay un parking que utilizan varios alojamientos de la zona. Era seguro y bastante cómodo. Buscamos el auto, tecleamos 1331 y nos fuimos a pasear sin grandes expectativas.


Primera parada, Santa Mónica. Estacionamos relativamente cerca del Pier, dos horas con monedas en un parquímetro. Llegar costó un triunfo. Las autopistas de LA son, todo el tiempo, como la Panamericana ramal al Norte a las 18.00 hs. Las cosas no están tan lejos, pero hay que armarse de paciencia. Caminamos por la playa, Vivi fue hasta el mar, recorrimos el Puerto y encontramos un punto poco conocido que vale la pena visitar. Un pequeño cartel, no muy vistoso, anuncia el final de la Ruta 66: "Route 66 - End of Trail".

El Final de la Ruta 66, un lugar poco conocido

Pier Santa Mónica
Volvimos a paso firme ayudados por el GPS en función Peatón. Estábamos al límite de las 2 horas por las que habíamos depositado monedas en el parquímetro. Próxima parada The Farmers Market. Nos sorprendió un muy pintoresco mercado a cielo semi-abierto. Allí conviven fruterías con locales de comida judía. Carnicerías con negocios de caramelos y chupetines. Un local exclusivamente dedicado a vender stickers. Un aquelarre, mezcla entre bizarro y cambalachero. Pocos turistas, mucho público local. Es un mercado de los años 30, no demasiado aggiornado. Comimos comida arabe. Si, hay gastronomía de todas las etnias y colores. Nos encantó. Tampoco teníamos demasiado tiempo, el parquímetro era un fantasma omnipresente.

The Original Farmers Market, un mercado a cielo abierto.
El tour estaba resultando mucho más atractivo de lo esperado. Ibamos LA 2 - Mariano y Vivi 0. Pero a partir de ahí empezaron los goles en contra. Beverly Hills + Rodeo Drive. Si, esta bueno. Pero Rodeo Drive son 5 cuadras. Las recorrimos sin bajar del auto. Las casas ? Muy lindas. En un zaguán la vimos a Madonna, estaba tomando unos amargos en chancletas. Con la silla dada vuelta y en camiseta, nos saludó Michael Bubble, tenía un monda entre los dientes y leía el Popular; atras se la podía ver a Lopilatto, preparaba tortas fritas. Nos invitaron, pero andábamos algo cortos de tiempo. Al final de una calle adoquinada andaba Elton John, jugaba al rin raje. Tocaba el timbre de la casa de Angelina y Brad. Pero estaban secas las pilas y casi no sonaba....

A ver.... si estas de suerte, en una de esas, podes ver la primer reja del primer muro del primer vallado de la que se dice, es la casa de Madonna. Igual, a alguien le importa ver el muro de la casa de Madonna ? O la reja ? o a Madonna ? Bueno, a Madonna en una de esas acepto. Me había imaginado una cagada semejante, pero debo reconocer que me quedé bastante corto.

El Once ? No, Fashion District
Rumbeamos para el Once. Perdón, Fashion District. Hasta el mas berreta de los lugares que visitamos en este viaje, tuvo algo para destacar. Y esta no fue la excepción. De este lugar pedorro rescato, justamente, ser el único lugar sin nada para destacar. 100% berreta.

Vivi me recuerda que, en el medio de todo este aquelarre, nos cruzamos con un puesto de comida Kosher, administrada por dos moishes de libro.

De ahí a Brodway, El Paseo de la Fama, el Kodak Theatre y el Teatro Chino. En Broadway Blv. debo reconocer que si, ahí si que estaban todos los famosos. Pero verdaderamente todos. Había 52 Elvis, 24 Darth Vader, 11 Marylin y 1 Barnie mas trucho que el que se pasea los domingos por Shopping Abasto. Dejamos el auto en una estación de servicio, saludamos a Barnie, sacamos unas fotos y volvimos para el Hotel.

Sintesis: Los Angeles no fue la porquería que imaginamos antes de salir, pero claramente fue el punto mas flojo del viaje, el que menos nos aportó. Era una decisión tomada antes de salir de Bs. As., era francamente demasiado dedicarle 2 días a LA. Y la elección fue la correcta. Al día siguiente nos iríamos a pasar nuestro último día a Disneylandia; creo que no nos perdimos gran cosa, igual las tortas fritas de Lopilatto tenían mala pinta.

domingo, 12 de junio de 2011

AERIAL TRAMWAY PS + ALGO DE SHOPPING

Despues de unos dias de ausencia, y ya en Baires, retomamos la narración del tramo final de nuestro apasionate viaje por la Costa Oeste.

Parte de la mañana del Domingo 5 de Junio se la dedicamos a disfrutar de los últimos minutos del hotel: pileta, desayuno, descanso a pie de palmeras, etc. En el momento del check out (en este viaje nos enteramos que se le dice Checking Out) terminamos de decidir que finalmente haríamos la visita al Palm Springs Aerial Tramway. El hotel nos ofrecia un irresistible 2 x 1 que no dejamos pasar.

La salida al Teleferico es cerca de la ciudad y nos permitio recorrer el Down Town de PS. El último tramo volvió a sorprendernos; la ruta por la que circulabamos partía por la mitad el paisaje. A izquierda un ondulado y árido desierto, a derecha un vergel alimentado con palmeras, flores y campos de golf.

El Tramway es una imponente obra de ingeniería. Primero se asciende mediante auto o autobus hasta una estación de partida. La pendiente es tan pronunciada que se aconseja desconectar el AA, caso contrario hay riesgo de que el auto no logre vencer la inclinación. Al bajar del auto tanto Vivi como yo estábamos mareados; a la importante altura de la zona se sumaba el esfuerzo que debíamos hacer para contrarrestar la pendiente de la montaña sobre la que estábamos.

Subimos al Tramway. La chapa de identificación informa que se trata de una remodelación total del viejo sistema de ascenso. Este data de 2001 y es uno de los pocos teleféricos rotativos del mundo. A medida que se ascienden sus 2.600 mts, la cabina va rotando. De este modo ningun visitante se pierde detalle. Desierto, montaña, estructura, todos los detalles pueden ser observados. Solo hace falta un poco de paciencia y aguardar su lento lento giro.

Al llegar a la cima, nos encontramos con una sorpresa. No era solo el avistaje de Palm Springs y su mix desierto/palmeras. Se abrió ante nosotros el imponente Parque Nacional San Jacinto. Con múltiples senderos a disposición. En el ascenso pudimos ver que una buena parte de los visitantes cargaban sus carpas y mochilas. Planeaban permanecer varios días en el lugar. Algo así como nosotros, que teníamos asignada una horita a esta excursión.

Del parque tan sólo diré que fue impactante. Hay que estar allí y recorrerlo. A esta altura se me agotaron los adjetivos descriptivos. Hicimos 2 senderos, uno recorriendo el bosque y otro con vista al desierto. Bajamos y volvimos al bus. Casi pierdo a Vivi en el camino. En la frenada al llegar a destino faltó poco para que saliera despedida por la puerta. No se trata de una broma, lo que cuento es 100% literal.

Cerca del medio día iniciamos nuestro recorrido con destino hacia los cercanos shoppings de Cabazón y Desert Hills. Fue el último stop comercial: Columbia, Adidas, Charlotte Russe y varios más que ya ni recuerdo. Los precios ? Interesantes. Pero como solemos decir con mi suegro "hay que remarla...."

Comenzó el último tramo de ruta de nuestro "road trip". Algo de desierto para luego tomar las clásicas autopistas de 4/5 manos que nos depositarían en LA.

Llegamos tarde al hotel. Nos recibió un coqueto Comfort Inn Cokatoo (o algo así). Otra vez casi un departamento: cocina eléctrica y microondas tamaño baño GE, heladera, escritorio, LCD.

Cruzamos a Mc Donalds, pedimos 2 combos y pagamos U$12 por ambos. Un detalle, las 50 piezas de McNugget, que ademas es pechuga de pollo, cuestan U$ 5 dolares. Cuando digo que vacacionar en USA es más barato que ir a Las Toninas, no es joda. Saquen la calculadora, hagan bien los números y van a ver que lo que digo no es broma. Ah si, las Toninas en temporada baja puede ser que la empate, ahí tenes razón.





Nos fuimos al sobre, estabamos, una vez mas, definitivamente exhaustos.

jueves, 9 de junio de 2011

LA HISTORICA RUTA 66 Y LLEGADA A PALM SPRINGS

Al dia siguiente nos despertamos temprano, antes habiamos podido contactarnos por Skype con los chicos. Pudimos conversar un poco, verles las caras y mostrarles a la distancia la escenografía del hotel de Williams. La habitación era la Romantic Room, un cuarto que Cami nos habia elegido unos meses atrás mientras planificábamos el viaje en Buenos Aires.

El hotel tenia un desayunador chico, entonces baje temprano a preparar unos cafecitos y los lleve a la habitación. Nos cambiamos y salimos a recorrer Williams diurno. Llegamos hasta la estacion de tren. Se trata de un ferrocarril historico, que solo tiene hoy fines turisticos y llega hasta Grand Canyon. Coincidió que ese dia el tren volvia a transitar las vias luego de haber estado un largo tiempo desactivado. Se habia montado una escenografia tematica. Entre los pasajeros reales, se paseaban el Sheriff, su ayudante y dos bandidos con pañuelos tapando sus caras; mientras unos cuantos musicos con banyos (se escribira asi ¿?) le ponian color y ambiente country a la escena.

Dejamos atrás al sheriff y su troupe y volvimos hacia la vieja Ruta 66, donde se ubicaba nuestro hotel. Caminamos por las calles, recorrimos negocios, compramos algunos recuerdos y volvimos para el check out. Nos daba realmente lastima tener que dejar este pueblo que parece detenido en el tiempo. Pero nos esperaban nuevos desafios. Teniamos por delante la Historica Ruta 66 y un largo recorrido hasta llegar a Palms Springs.

El siguiente punto de la R66 fue Seligman o Spilman, como Uds. prefieran. A esta altura creo que sus propios habitantes empiezan a creer que viven en Spilman.

Realmente nos encanto, muy pintoresco. Ademas esta intacta la esencia de los 50 y 60, donde esta ruta habrá brillado en todo su esplendor. No se trata de una construcción moderna tan solo ambientada según los cánones de aquella época. Para nada. Son realmente aquellos edificios, casi en su estado original, con un mínimo mantenimiento y ajuste. Hay motoqueros arriba de sus Harley’s. Son los mismos de aquellos años, pero ahora tienen menos pelo, les faltan un par de dientes y varios andan con problemas de prostata. Es que el tiempo pasa para todos....

Decidimos hacer una pausa y prepararnos para nuestro ya clasico desayuno/almuerzo. Buscamos un lugar tipico y lo encontramos en un bar de ruta americano. Pedimos dos desayunos. Vivi comio un omelet con jamon, champiñones y papas ralladas horneadas. Yo un revuelto con huevos batidos, panceta, jamon y la mismas papas. Con la mitad de un solo plato hubiese estado mas que bien. Pero no se preocupen, igual no quedaron ni las migas.

Le preguntamos a la moza por la estampa en el pavimento con el logo de la ruta 66. Nos dijo que no lo conocia, que no sabia de su existencia. Habiamos estudiado tanto cada lugar que habiamos llegado a conocer mas cosas que hasta los propios Spilmanenses. La mujer se quedo con la espina y pregunto a todos los mozos, cocineros y otros comensales. Volvio diciendonos que si existia tal imagen. Pero habia quedado atrás, en Wiliams. Nos lamentamos por no haberla visto y seguimos camino.

Comenzo el recorrido mas bravo de todo el viaje. El impiadoso desierto del Mojave nos hizo sentir su rigor. Caluroso, seco, inhóspito y, sobre todo, sin estaciones de servicio.

La aguja del combustible empezo a tener sed. Pero no habia ni noticias de nafta. Apagamos el aire acondicionado y bajamos los vidrios como estrategia para consumir menos. El auto era un horno. Y Vivi ya me miraba mal. De la nada, aparecio un cartel que decia “Desert Center 30 milles”. Zafamos. Hicimos nuestros 30 milles, pero al llegar solo encontramos un bar abandonado y unas casas destartaladas. En un cartel podia leerse “Desert Center”. Aprendimos otra leccion, ellos te informan exactamente todo lo que va a pasar. Y si dicen que el proximo punto es un “Centro del Desierto”, no dudes que asi será, es justamente eso lo que vas a encontrar.

Pese a todo, Dios es Argentino. Cuando ya hacia rato se habia prendido la luz del tanque de reserva, llegamos a un estacion de servicio. Resulto ser un lugar importante, ya cercano a Palm Springs. Cuna del General Patton. Famoso por su participación durante la Segunda Guerra Mundial.

Cargamos nafta, tomamos una coca y antes de partir pasamos por el centro de informes. Nos atendio un personaje con todas las letras. Charlamos un buen rato y nos dijo que nuestro proximo destino en EEUU debia ser el Norte de la Costa Oeste. Nos hablo del Parque Nacional Olimpycs (o algo asi), Seatle, Portland y la posibilidad de cruzar en ferry a Canada. Ya tengo trabajo para buscar por Internet. Eso si, jamas escuche que hubieran pasajes baratos para esas zonas. Habra que estar atento.

Llegamos a Palm Springs algo mas tarde de lo planeado. Es una zona de palmeras, jardines y lujo con todas las letras. A ambos lados, montanas y desierto.

El Travelodge era muy lindo. Distinto a todo lo anterior. Tenia jardines y varias piletas desde donde podia contemplarse la trilogía desierto, palmeras y montanas.

Descansamos un rato, sacamos fotos, nos acostamos en unos colchones al borde de la pileta y si bien ya era tarde nos fuimos a recorrer la zona. Hicimos Cathedral City y Palm Desert. Habia que hacer un gran esfuerzo para no encontrar una Ferrari o un Porsche. Al que anda con un BMW ya lo miran torcido. Nuestro Nissan Versa era algo asi como una Furgoneta.

Llegamos a un centro comercial. “El Paseo”: Louis Vuitton, Salvatore Ferragamo, Gucci, Chanel. De ahí no bajaba. Paseamos un poco. Estabamos en ojotas y musculosa. Eramos Mingo y Anibal.

Paramos en un 7 Eleven y compramos un sandwich de pollo, otro de atun, pistacho, galletitas y algunas cositas mas para picar. Las comimos en los jardines del hotel, al borde de la pileta y con las montanas de fondo. Un cartel informaba que esta zona cerrababa a las 22.00. A las 21.52 se nos acerco una persona del hotel y nos dijo, muy amablemente, que en 8 minutos debíamos irnos del sector de jardines.

Ah, me olvidaba. A la salida de una curva pronunciada en pleno desierto, vimos en el piso un cartel que no dejaba espacio para ninguna duda. “Route 66”, podia leerse en blancas letras de molde contrastando contra el negro furioso del pavimento. Clavamos los frenos. La foto inmortalizo el hallazgo.






lunes, 6 de junio de 2011

ARIZONA Y LA RUTA 66



Salimos de Las Vegas a las 10 aproximadamente rumbo a Grand Canyon. Son unos 430 Km de camino por el desierto. Antes cargamos combustible en una estacion barata cerca de Fremont, pagamos U$ 3.69 el galon. El mejor precio del viaje.

Como se habia hecho tarde, no desayunamos y a mitad de camino, tipo 12.00, hicimos un Brunch en Subway. Vivi comio un sándwich de Tuna y yo uno de Turkey. Ademas 3 cookies de dsitintos gustos + una coca refill. Perdimos tiempo tratando de conectarnos a Internet. No hubo caso. La conexión era malisima.

El recorrido no tuvo grandes sobresaltos ni tampoco paisajes demasiado llamativos. Desierto clasico. Pasamos por Seligman y Williams pero ni paramos.

Grand Canyon era uno de los pocos destinos que no teniamos preparado. En realidad lo pensamos de ese modo. Dijimos “dejemos un lugar a lo que resulte, que nos sorprendan sus paisajes y opciones”. Y asi fue.

Al llegar no sabiamos ni cuanto habia que pagar por la entrada (fueron U$ 25 por un pase valido x 7 dias) ni que recorridos hacer. Fue medio caotico y tomamos real conciencia de lo importante que habia sido tener estudiado cada punto a visitar.

Al final entramos en un centro de informes y le preguntamos a un muy servicial pero peco entendible ranger. Tomamos el bus (por aca es el shutlle)e hicimos una primer parada en el recorrido “azul”. Bajamos en una estacion llamada “Train Depot” y tuvimos el primer contacto con la majestuosidad del canion. Como eran cerca de las 16, el sol estaba comenzando a ponerse y esto generaba una contraluz que fundia imágenes definidas con otras difusas producto del sol de frente. Si para mi Yosemite fue emocionante, Grand Canyon genero sensaciones semejantes en Vivi. Desde lo alto, pudimos ver un sendero que se desdibujaba en lo profundo del extinto Rio Colorado. Nos enteramos que puede realizarse a pie. Pero son no menos de 4 horas de caminata. Un hermoso paseo del que seguramente disfrutaria muchísimo nuestro amigo Guille Uemura.

Vimos condores y ardillas. Una casi mata de un susto a Vivi.

Volvimos al bus, y regresamos al auto. Hicimos dos excursiones mas. Una al Yavapai Point, ahora el Canion se ve desde el Este. Ademas aca hay un museo/estacion armada como lo saben hacer los Yankees, con binoculares a disposicion incluidos. De ahí camino a Dessert View, otra vista con balcones que muestran la inmensidad del parque. Nos encontramos con una pareja que desafio la demarcacion y se interno entre las rocas para tomar una supuesta mejor fotografia. Que le pasa x la cabeza a la gente que asume estos innecesarios riesgos ? Lo mismo habia pasado en Yosemite.

Se hacia tarde y marchamos a Williams. Nos encontramos con un pueblo de pelicula y un hotel tipo “Bed & Breakfast” que resulto ser el mas antiguo de todo Arizona. Es un edificio de 1891. El Grand Canyon Hotel. La habitación (al igual que el resto de las instalaciones) estan en perfecto estado pero mantienen la esencia de una construcción del siglo pasado. En realidad pasado, pasado.

Salimos a caminar por Williams. Es una mezcla de pueblo salido de una pelicula de John Wayne con toques de los 50 y 60 de la mano de Elvis, estaciones de combustible de la epoca y bares ambientados del mismo modo.

Tomamos contacto con la vieja Ruta 66, que unia Chicago con Los Angeles. Hoy esta descatalogada del mapa rutero de USA. Es cada pueblo quien decide mantener un tramo “historico”, muchas veces apartado de la traza de la nueva ruta (la 40), con fines turisticos.

Caminamos por sus calles, entramos en sus negocios y finalmente comimos en un bar construido/ambientado dentro de un garage. Yo estaba tentando hace rato con unos bastoncitos de muzzarella y aca los encontre. Pedimos eso y unos fideos Alfredo con Pollo. Ademas nos trajeron una mini ensalada. Estabamos hambrientos y todo estaba muy rico. Pagamos U$ 45, lo que termino siendo la comida mas cara de todo el viaje.

Caminamos un poco mas y volvimos al hotel. El dia, como todos, habia sido agotador.

LO QUE PASA EN LAS VEGAS, QUEDA EN LAS VEGAS

Apenas llegamos a Vegas (como le dicen x estos lares) fuimos directo para el Flamingo. El Flamingo es un hotel antiguo con algunas remodelaciones mas o menos recientes. De todos modos es un icono de Las Vegas. Si bien en la zona hubo hoteles-casinos previos, el Flamingo fue el primer hotel lujoso del Strip y su creación es obra del mafioso Bugsy Siegel.

En Las Vegas los hoteles son bastante baratos, ya que la idea es hospedarte y después que juegues en los casinos. Fue uno de los lugares donde mas nos costo decidir hotel. Como de todos modos todos los hoteles pueden ser recorridos, optamos por tomar un hotel aceptable con una habitación lujosa.

Estacionamos el auto en el piso 4 del parking free y marchamos al check in. Habia no menos de 80 personas y demoramos cerca de una hora. Nuevamente tuve que entrar en accion porque la turca de turca solo tiene el apellido y no se anima a pedir nada. No tienen algun upgrade gratuito disponible ? Si puedo ofrecerle una habitación en un piso mas alto y mas amplia. OK, bienvenido.

Nos instalamos en la habitación. Realmente espectacular. Dos banaderas, TV LCD en el baño, ducha con chorros de agua, cortinas automáticas, etc. Por U$ 60 dólares la noche no esta nada mal, no?

Salimos a recorrer el Strip y fuimos a buscar las entradas porque a las 21.30 teniamos el show Le Reve en el hotel Wynn. Nos dieron nuestros tickets en la fila 2. Los habiamos sacado x Internet. Pagamos las dos ubicaciones U$110, cuando cada uno cuesta U$120. Mejor imposible. A esta altura creo que debo dedicarme a este tema.

El Wynn es un hotel impactante, me deslumbraron sus calles internas de mármol con venecitas. El Teatro era fabuloso (circular) y el show es un espectáculo de destreza, baile y acrobacia en el agua. Realmente conmovedor. Fue 1 hora y media que se nos paso en 10 minutos.

Antes habiamos comido en una tratoria italiana del Wynn. Pagamos menos de U$ 30.

Recorrimos un poco mas el Strip y al Flamingo.

Al dia siguiente me levante temprano y saque en TIX4 (un lugar de entradas con descuento) tickets para ver Mystere del Cirque du Soleil y un Buffet libre en el Tresure Island, donde luego veríamos el show. El Buffet, como es de esperar, fue un exceso propio de Las Vegas: sushi, pastas, carnes, postres (unas frutillas al chocolate de pelicula) y todo por ……. U$ 28. Cada uno ? No, los dos. No se si disfrute mas la comida o el precio que pagamos. Charlamos de futbol con unos tanos que vivian en Canada.

Fuimos caminando ida y vuelta desde el Strip. Agotador. Fue el unico dia en el cual me senti fusilado, necesitaba descansar y esta vez fue Vivi quien me tuvo al trote. No se de donde saco las fuerzas, yo queria volver en bus y ella insistio en hacerlo otra vez a pata. Fremont nos decepciono un poco, es cierto que no lo vimos de noche. Pero como no nos termino de convencer decidimos ya no regresar. Pasamos x el Golden Nugget y nos gusto mucho su pileta.

El espectaculo del Cirque du Soleil fue brillante. Pero nos quedamos con Le Reve. Quizas sea el tema del agua, la novedad, que fue el primero, el impactante hotel Wynn.

Salimos y comimos unas pizzas en un restaurant del hotel.

El ultimo dia fue pileta en el Flamingo, desayuno en un bar del hotel, paseo por el Strip hacia el Sur y al final algo Shopping. A la noche recorrimos otros hoteles y vimos un par de veces el show de aguas del Bellagio. Antes de volver al hotel pasamos por el Caesar Palace y comimos ahí. Es una cosa monumental, de otro planeta. Comimos ahí comida mexicana.

El ranking de hoteles seria mas o menos asi:

1. Caesar. No es un hotel, es una ciudad que ademas tiene habitaciones.
2. Bellagio. Muy elegante. El show de aguas es emocionante
3. Wynn. Pelea el segundo puesto con el Bellagio. Es moderno y a la vez clasico.
4. Paris. Es interesante la recreación de las calles parisinas y los techos pintados como si fuese el cielo. Es distinto.

Despues vienen los demas.






Al dia siguiente nos levantamos temprano y dejamos las vegas. Llegamos diciendo que era una ciudad decadente y grosera. Nos preguntábamos como Mario como no nos habia avisado de semejante porqueria. Nos fuimos agradeciéndole que no lo haya hecho. Al final nos encanto. Es otra cosa, es consumo puro, y una mentira gigante. Pero vale la pena visitarlo.

domingo, 5 de junio de 2011

DEATH VALLEY Y LLEGADA A LAS VEGAS

Vengo atrasado con las cronicas, pero voy a tratar de ponerme al dia. No es facil. Hacemos tantas cosas x dia que solo tengo tiempo para ponerme a las 12 de la noche cuando Vivi se duerme y le puedo dedicar unas horitas a la narración. Les sirve a Uds. para saber de nosotros y a nosotros para fijar mentalmente que hicimos antes de creer que el tranvia de San Francisco se toma en Yosemite.

Bakersfield fue otro contraste, como dije la mas fea de las ciudades visitas y el mejor de los hoteles donde nos hospedamos. El desayuno fue completo. Estaban hasta las rosquillas que come Homero. Francamente no puedo entender como a Homero (como a tantos Yankees promedio) les pueda gustar tanto esa porqueria grasosa.

Salimos tipo 9 para Las Vegas, pero en vez de hacer el viaje directo, pasariamos por Death Valley primero. El recorrido es bravo: desierto, desierto y un poco mas de desierto. Ah me olvidaba, también pasamos por el desierto.

Hacia un calor infernal y la ruta bordeaba incontables precipicios. Y pensar que horas antes habíamos estado en la nieve !!!!!

No se si tiene que ver, pero aprovecho para contar algunas anecdotas de cómo se maneja en USA. En este tramo arrancan muchos km de ruta clasica, la de mano y contra mano (no autopista). En unos 1.000 km recorridos solo me pasaron 3 autos. Y no es que yo corra a lo Schumajer. Tan sencillo como que la gente no se pasa en ruta. Si el que va adelante va rapido, buenisimo. Y si va un poco mas despacio se espera piola hasta que pare a cargar nafta, se desvie o simplemente no se lo pasa jamas.

Tambien aplica al manejo el clasico principio del derecho que dice que “todo lo que no esta prohibido esta permitido”. Es decir, mientras no haya un cartel en contrario se puede: girar a la derecha con semaforo en rojo, estacionar donde a uno se le ocurra y girar a la izquierda en cualquier lugar, incluso en el cruce de dos avenidas de mano y contramano. En el cruce de dos avenidas de mano y contramano ???? Si, y lo mejor es que nadie choca. Alguien puede imaginar que pasaria si en Cabildo y juramento se podria girar a la izquierda sin semaforo ??

Los yankees tienen muchas cosas malas, muchisimas. Pero muchas otras de las que debemos aprender. Es cuestion de separar la paja del trigo. Tomar lo bueno y desechar el resto.

Pero volvamos a Death Valley. Llegamos y empezamos a bajar, DV esta a unos 200 metros por debajo del nivel del mar. Lo que lo transforma en una suerte de olla a presion. Es el lugar donde se registro la maxima temperatura historia del planeta. Esta vez no era para tanto, pero igual el clima era irrespirable, el auto ardia. Llegamos a Badwater Basin. Un lago que se seco hace millones de anios y hoy es una gran salina parecida a Salinas Grandes en Jujuy.

Bajamos del auto, caminamos por el piso blanco de la salina y llamativamente al tocarlo lo sentimos humedo, como sei debajo hubiera agua. Despues leyendo información supimos que efectivamente es asi. Antes habiamos tomado la precaucion de comprar un botellón tamano banio de Gatorade helado que nos duro unos pocos minutos.

Yo queria seguir caminando, Vivi no me dejo. Nos subimos al auto y enfilamos para Las Vegas.

Llegamos y fue un baldazo difícil de digerir: consumo, desbordes, indigentes, lujo, pobreza, miseria. Veniamos de la placidez de San Francisco, de las playas de Big Sur y Carmel, de la naturaleza en estado puro de Yosemite y Death Valley y se nos puso delante ese espectaculo que nos parecio decadente y bizarro.

Recien después de unas horas acusamos el impacto, nos acomodamos y pudimos disfrutarlo. Es otro mundo, una fantasia irreal y distinta. Pero con otros ojos puede ser tambien fascinante, toda esa fauna en movimiento, jugando, consumiendo y paseando por replicas (¿?) de Venecia, Paris y New York.

Corto aca porque es tarde. Saludos






sábado, 4 de junio de 2011

YOSEMITE IMPONENTE

video
Despues de la maraton que termino en el Shopping de Gilroy, llegamos a Chowchilla. La idea era arrancar a las 7 de la manana pero fue imposible. Estabamos fusilados del dia anterior. Nos levantamos como pudimos y desayunamos en el hotel, bastante completo, con panqueques (aunque sin dulce de leche no es lo mismo. Porque será que en EEUU no funciona el dulce de leche ??).

El trayecto Chowchilla - Oakhurst fue sencillo, pero se empezaba a presentir transito. Claro, era el fin de semana largo por el Memorial Day. El ultimo tramo, donde la ruta 41 se mete por dentro de Yosemite se hizo imposible. A paso de hombre. Terminamos llegando al parque a eso de las 11. Ah, Vivi seguia mareada y con nauseas. No, no pregunten, no hay embarazo; solo se trata de las complicadas rutas californianas.

El plan indicaba que el primer punto seria visitar las Sequoias gigantes de Mariposa Grove. Pero el estacionamiento estaba completo y tuvimos que seguir hasta Wawona, dejar el auto donde pudimos y volver sobre nuestros pasos con el bus hasta Mariposa. Recorrimos el bosque, nos encanto. Habia nieve, o al menos eso creiamos nosotros.

Volvimos al auto y Vivi me pregunto si con eso habia terminado la visita a Yosemite. Probre, no sabia lo que le esperaba. Igual despues me agradecería que la arrastrara incesantemente. Pusimos Glacier Point en el GPS y comenzo un camino serpenteante donde a cada metro que avanzabamos, crecia la cantidad de nieve acumulada a los lados de la ruta. El camino terminó de ararse el dia anterior a nuestra llegada, casi como si lo hubiesen hecho para nosotros. Una ruta inolvidable enmarcada por paredes de nieve de no menos de 1 metro de alto (en algunos lugares la nieve acumulada superaba los 3 metros a los costados de la ruta). Ibamos con los vidrios bajos, sientiendo el viento frio refrescando nuestras caras.

Llegamos hasta un mirador y ahi se abrio esplendido, imponente, impactante el nevado Valle de Yosemite. No lo podiamos creer, realmente emocionante, conmovedor. Se veia el Half Dome, las cataratas, el valle en si. Ahora nos dabamos cuenta, la nieve que habiamos visto en Mariposa era nada frente a la imponente vista que se nos presentaba delante. Sacamos miles de fotos, probamos la funcion de foto panoramica de la camara nueva. De todos modos no creo que haya cámara que logre captar las catarata de sensaciones que la escena lograba despertar. Nos quedamos como 1 hora, o mas. Seguimos subiendo hasta el Glacier Point. Nos costo un triunfo llegar y mas aun estacionar. Otra vez a paso de hombre.

Otras vistas inolvidables, aunque las primeras (quizas justamente por haber sido las primogenias) quedaron en el podio. Vivi vuelve a preguntarme si ya nos vamos. No, falta Tunnel View. Y que es Tunnel View ? Vamos y te lo muestro.

Otro recorrido de curvas y contracurvas pero en un marcado descenso, pasamos por un tunel de 2 Km por debajo de la roca (y nosotros no podemos habilitar la estacion Flores de la linea A !!!!!!!!!) y aparecio el Valle de Yosemite, pero ahora visto desde abajo, metidos en el mismo Valle, mucho mas de cerca. Imagenes sonadas.

No se si se nota, pero Yosemite nos partio la cabeza. No se si fueron las vistas, la nieve, el frio, las cataratas o todo junto. Pero fue magico.

Quedaba ver un ultimo punto, Bridalveil Falls. Una de las tantas cataratas de Yosemite donde la caida de agua se transforma en un fino spray que torna brumosa todas las vistas y de allí su nombre (Velo de Novia). Pero ya no habia mas tiempo. Teniamos por delante un largo viaje hasta Bakersfield y ern cerca de las 18 hs. Pasamos por Fresno, Visalia, Tulare, Delano y llegamos bien tarde.

Estabamos en otra dimension, ya no hacia frio, ya no habia vistas naturales, y habia desaparecido la placidez. Bakerfield es una ciudad industrial espantosa. Pero solo pasariamos unas horas durmiendo en el el Vagabond Inn. Muy lindo hotel. Quizas el mejor de todos los anteriores. El desayuno se sirve desde las 2 de la manana y hasta las 9 porque es, ante todo, un lugar de paso de camioneros.

Antes de ir a dormir comimos en Dennis.









Yosemite, te vamos a extranar.